Un guante, nada más

https://proscritosblogdotcom.files.wordpress.com/2011/04/guerra.jpg

Fotografía en contexto original: aquevedo

Recuerdo que aquella mañana escribí un larguísimo poema romántico. ¿Qué año era? El 91 o 92.

Tres o cuatro años atrás mis padres se habían mudado a Dubăsari, Transdniéster (Transnistria); base de los cosacos, del décimo cuarto ejército soviético que tanto miedo daba a las tropas de la OTAN, a la Unión Europea, a los Estados Unidos y al planeta en su conjunto. En el Kremlin reinaba Boris Yeltsin. Continue reading “Un guante, nada más”

Yura

Imagen en contexto original: io.ua

El nuevo era delgado y llevaba un uniforme limpio. Se veía una camisa muy blanca y bien planchada. En la cabeza, una boina del mismo color que le caía graciosamente sobre la frente. No parecía nada distante, pero tampoco parecía ansioso por conocer en seguida a sus nuevos compañeros. Tenía una cartera de color rojo de buen aspecto, seguramente extranjera. Continue reading “Yura”

¿Qué unión se comió a la Unión Soviética?

urss_soviet_poster_76

En 2007 cuando Rumanía fue recibida en la Unión Europea yo sabía qué era ser ciudadano de una unión. Se llamaba Unión Soviética. Una unión que se acabó a principios de los 90 del siglo pasado, cuando la mayoría de las repúblicas que la formaron terminaron por desprenderse de ella como un collar del cuello envejecido de una reina. A mis veinte años de edad presencié el final de una vida que había durado algo más de setenta. La vida de un ser humano, más o menos. Continue reading “¿Qué unión se comió a la Unión Soviética?”

Menudo socio

Putin-tras-la-firma-de-un-acuerdo-para-la-anexion-de-Crimea-foto-EFE

En esa nueva disputa entre Rusia y Occidente la cuestión es saber quién está mintiendo, o quién está mintiendo más.

Con Rusia las cosas están claras (al menos desde mi punto de vista): Rusia nunca ha actuado como defensora de la libertad. Para los rusos los derechos del hombre siguen siendo chorradas. En Rusia se opina que el hombre debe buscar las causas de sus desgracias en sí mismo. Al débil no le ayuda nadie. De él se ríen, o lo ignoran abiertamente, es decir, sin disimulo alguno. Abreviando: en Rusia vales si te haces valer por ti mismo, no si alguien está dispuesto a defenderte como persona. Por eso digo que de los rusos no espero compasión. Nunca han sido compasivos con nadie, ni siquiera con ellos mismos. Continue reading “Menudo socio”