A morir se educa

Nous n’avont pas peur o „No les tenemos miedo” es el nuevo grito del mundo civilizado frente a los ataques islamistas. Una multitud reunida en una plaza parisina lo estaba repitiendo enfebrecida cuando estallaron unos petardos tirados por unos gamberros que se creían graciosos. La masa humana corrió a esconderse despavorida, pisoteando las velas que acababa de encender y los mensajes que acababa de escribir, todo ello en homenaje a las víctimas del último atentado terrorista.

Continue reading “A morir se educa”

Reglas para jugar a la Ruleta Chechena, Putin y las sanciones a Rusia, otra vez Ukrania y algunas cosas más

Fotografía en contexto original: letabaherald
Para entender que Rusia no es una democracia hay que ver los embargos a alimentos procedentes del espacio europeo o “pro-europeo”. ¿Qué estado es este que decide que sus ciudadanos no coman?
¿Pero lo es así o no lo es así realmente? ¿Y cómo podríamos llamar a países que se denominan a sí mismos democráticos y que no dejan a otros que coman como desde hace décadas hace los Estados Unidos con respecto a Cuba? Si entendemos la democracia sólo desde nuestro punto de vista personal y la interpretamos según nuestros propios intereses, esta ya no es democracia sino cualquier otra cosa y entonces deberíamos replantearnos nuestra manera de comprenderla.

Continue reading “Reglas para jugar a la Ruleta Chechena, Putin y las sanciones a Rusia, otra vez Ukrania y algunas cosas más”

Stalin, el cinéfilo cachondo

 imagen: www.duel.ru
 
A las 5 de la tarde en una sala del Kremlin todo estaba preparado para que Stalin  – siempre muy riguroso y puntual- , y sus colaboradores pudieran ver la película.
Pero el dictador no venía a divertirse, sino a crear su propia versión de lo que veía. “Una intromisión tras la cual sólo quedaban restos de lo que yo había querido hacer, transformando la obra en algo que ya no era mío”, comentó uno de los directores de mayor talento de la época a quien Stalin trató al principio paternalmente, para poder destruirlo luego con manifiesta alevosía. El paso previo a la eliminación era una inocente puñalada bajo la forma de una reseña “no muy favorable” en uno de los diarios de propaganda.

Continue reading “Stalin, el cinéfilo cachondo”