Sobre patrias grandes y patrias chicas

ussr-300x190

imagen: https://valiukenas.com/archives/147

He nacido en la Unión Soviética. No era una nacionalidad sino más bien una consciencia: la consciencia obligatoria y permanente de pertenecer a uno de los estados más fuertes del mundo: CCCP, es decir la URSS.

Nos inculcaban ese modo de pensar por todos los medios y bajo todas la formas, empezando por el himno que hablaba de la Unión indestructible de repúblicas libres, etcetera. Y nosotros lo aceptábamos todo sin hacernos preguntas de ningún tipo. Porque ¿acaso hubiéramos podido dudar de nuestra madre? La madre sólo era una, la que todos conocíamos, la Unión Soviética. Más tarde, cuando resultó que había sido una falsa madre, de pronto nos quedamos todos huérfanos, sin tener un país de origen. Y para no perder esa consciencia de pertenecer a algo, nos apresuramos a agarrarnos a nuestra patria chica, a ese umbral de la puerta por donde salimos antes de que el mundo nos engulla. Continue reading “Sobre patrias grandes y patrias chicas”

El testimonio de Noa Pothoven

Hay una ley que permite poner fin a la vida para evitar el sufrimiento. En Holanda esta ley ya funciona. Claro que no todo es tan sencillo. Hay que cumplir unos requisitos muy rigurosos para que concedan el visto bueno. Pero la esencia de la ley es básicamente esta: ayúdenme a morir para así dejar de sufrir.

La pregunta es ¿cómo puede medirse el sufrimiento? ¿Se ha inventado algún aparato especial para eso? Continue reading “El testimonio de Noa Pothoven”

Costumbres viejas en tiempos nuevos

El abuelito de „La sonrisa etrusca” de José Luis Sampedro es todo un personaje. Luchó contra los nazis en la II Guerra Mundial como partisano en la resistencia italiana; conocía el campo, el sabor del queso auténtico, de las castañas y del vino de la tierra. Había tenido durante toda su vida lo que podríamos llamar „vergūenza masculina” es decir había cumplido con su trabajo de hombre. Las mujeres de hombres así suelen tener „vergüenza femenina” , es decir cumplen sin quejarse con sus tareas de mujer. Esas mujeres no dejarían a sus hombres cargar con la bolsa de la compra, por ejemplo, por culpa del mismo sentimiento de „vergüenza femenina”.

Antes las cosas funcionaban así. Continue reading “Costumbres viejas en tiempos nuevos”